31 may. 2011

Una escultura adorna la glorieta del 'Ribeiriño'

La obra, de Toño Monteiro, se encuentra en la rotonda con Basilio Álvarez.

Unos operarios trabajaban ayer en la instalación del 'Arco dos Oestrimnios' en la glorieta situada entre el puente Ribeiriño y la calle Basilio Álvarez. La obra, del escultor Toño Monteiro, forma parte del propósito del Concello de mejorar la imagen de las rotondas de acceso a la ciudad, como ocurrió en la de Marcelo Macías -con un bonsai gigante no exento de polémica- o sucederá en próximas fechas en la del acceso centro.

El 'Arco dos Oestrimnios' recuerda a esa primitiva sociedad galaica, anterior a la que popularmente se conoce como celta, y que, según el autor, dejó numerosas huellas en piedra. La escultura, que tuvo un coste para el Concello de 44.000 euros, recuerda al arco iris y la impresión del autor al ver sobre un viejo puente destruido un arco iris uniendo sus extremos, comunicando las dos riberas a través de la luz.



Por eso, según explica el concejal de Medio Ambiente en funciones, Demetrio Espinosa, la luz será muy importante en este conjunto escultórico. No en vano, la obra contará con un equipo de iluminación compuesto por 28 focos y una placa electrónica para conferir el color apropiado. Previamente a la instalación del conjunto escultórico, que comenzó ayer, una brigada municipal estuvo realizando diversas labores para la preparación del terreno.


REFERENCIA: LA REGION