26 feb. 2015

'Sentindo a Madeira'

Hay artistas que tienden a repetirse y otros que procuran encontrar un camino propio para, después, ahondar en sus logros. Toño Monteiro (Lobios, 1960) pertenece a los segundos y, dentro de estos, a aquellos que tienen la capacidad necesaria como para indagar por caminos muy diferentes aun cuando, en su caso, el trabajo sobre madera aparezca, ante nosotros, como nota dominante. Ello le lleva a titular Sentindo a Madeira la muestra que ahora presenta en el Museo Municipal de Ourense.

Es cierto que, en ocasiones, Monteiro parte de posicionamientos un tanto primitivistas, como si quisiese arrancar de una plástica popular, pero también es verdad que el análisis de sus obras no deja de manifestar el conocimiento, y hasta la admiración, de referencias tan inexcusables del siglo XX como lo fueron Brancusi y Henri Moore.

Y así, si el organicismo, como estilo, le interesa, también muestra el conocimiento, y el reconocimiento, de lo que los presupuestos cubistas supusieron en el tratamiento de la concepción de la imagen. Pues bien, en este contexto, se encuentra el artista, aportando una obra digna de elogio, a la que le otorga sugerentes títulos que aportan una información complementaria a la hora de acercarnos tanto a la intencionalidad como a los logros que, en cada caso, le caracterizan. Toño Monteiro parece que tiene mucho que decir con su escultura. Que no le falte el ánimo y que lo conseguido esté a la altura de sus ilusiones. 

Catedrático de Arte: JOSÉ MANUEL GARCÍA IGLESIAS
REFERENCIA: EL CORREO GALLEGO.ES