3 mar. 2010

Esculturas con distintivo postal

Toño Monteiro exhibe en Pontevedra una muestra ideada ex profeso para oficinas de Correos.

Todo el mundo reconoce el símbolo de Correos, la cornamusa, el logo moderno que recuerda aquella trompetilla con la que se avisaba de la llegada de los mensajes. En este elemento se inspiró el creador Toño Monteiro para la que sin duda es la obra central de la exposición que este mes puede verse en la oficina de Correos pontevedresa. Su Corna-musa es bastante diferente, «e representa a unha das musas que me visitan, pero á que puxen un pequeno corno».

Tanto esta como el resto de las piezas escultóricas tienen el nexo común de estar creadas para las oficinas postales. «Ocorréseume un día que estaba nunha esperando para recoller unha multa de aparcamento -señala-. Fixeime nunhas estanterías, metidas nunha parede de pedra, que tiñan baleiras e pregunteilles se podería traer algunha obra para alí. E entón, despois de que me deran permiso, empecei a idear un nexo de unión que tivera algo que ver con Correos». La muestra, que ya se pudo ver en Vigo y Ourense y rotará por el resto de las de las principales ciudades gallegas -la Corna-musa decorará la reformada sede de Santiago-, incluye otras obras, como la que representa a un cartero mirando la dirección de un buzón, o la de una pareja rota, pero de nuevo «unida pola comunicación postal», así como la de la diosa griega Litsa, la encargada de transmitir buenas noticias, o un bufón real, que llevaba la comunicación interna de palacio.

Con un meteorito

Entre ellas hay una que, como dice Monteiro, es su «tótem». Una pieza que no está a la venta y que está realizada con restos de un meteorito, que él encontró en Lugo. «Encontrei a pedra e estranoume que pesara tanto. E foi despois de deixarlla a uns amigos xeólogos cando me contaron o que era». Después de trabajar esta pieza «de orixe cósmica», tal y como la describía Xaime Quessada, su maestro, Monteiro dio el paso definitivo para dedicarse a la escultura, por lo que para él tiene un valor muy personal.

El gres, el acero corten, el latón o la cuarcita son otros de los materiales de los que se vale el creador para las piezas que conforman esta exposición, que podrá visitarse en la oficina de Correos hasta finales de mes. «A idea é que mentras está esperando, a xente teña un motivo para relaxarse e poida deterse vendo as obras», indica.

REFERENCIA: La Voz de Galicia